Testimonios

Testimonios

 

 

 

 

 

TESTIMONIOS

 

 

EN AGRADECIMIENTO A LA APITERAPIA  Y A LA APITERAPEUTA

ELENA ARCEGA 

 

 

Mi nombre es Julio Ureste de Agreda provincia de Soria, la historia comenzó hace diez años cuando mi médico me diagnosticó un hernia discal la L5 con lo que al poco tiempo fui intervenido quirúrgicamente.

 

A los ocho meses empezé a sentirme tal como al principio y volví a visitar al médico y me volvieron a intervenir ya que se me había producido una fibrosis a causa de la herida producida en la anterior operación. Por culpa de la fibrosis me tuvieron que operar tres veces más. En la última intervención solo fue abrir y cerrar ya que cada vez que me tocaban la herida se hacía más grande y me asfixiaba más el nervio.

 

Trataron todo tipo de terapias (infiltraciones , parches de morfina, antiinflamatorios ,etc) para aliviar mi dolor, pero todo fue en vano. Al final después de hacer las mil y una probatinas probaron con un neuroestimulador insertado en mi espalda como si fuera un marcapasos y así estuve durante más de un año con dolores y metido en una depresión debido a que no podía hacer frente a mi situación personal.Me sentia incapaz de sacar a mi familia adelante, tuve un hijo con paralisis cerebral, debia dinero al banco y con mi incapacidad no sabia cómo salir de esto.

 

Un día hablando con mi cuñada me habló de Elena Arcega que le había ayudado a superar otros problemas y me aconsejo ir a visitarla ya que para aquel entonces pasaba visita en Tarazona. Durante las primeras visitas trató mi problema sobre mi depresión y pasados dos meses aproximadamente empezamos con el tratamiento de la Apiterapia .

Empecé a notar mejoría a las pocas semanas y desde entonces mi vida ha cambiado por completo. Actualmente llevo mi trabajo como una persona normal y a nivel emocional francamente no me conozco, ahora tengo una mejor interrelación com mi familia y amigos y todo ello gracias a la Apiterapia .

 

Tel: 669 353 023.

 

 

 

Soy Francisco Soler Martínez , natural de Paiporta Valencia y vecino de Remolinos Zaragoza .

El 17 de agosto del 2007 al levantarme de la cama sentí un tirón en la espalda que me impedía mover el brazo izquierdo y la cabeza debido al intenso dolor que sentía en la espalda y cuello. En principio pensé que habría cogido frió y seria una simple tortícolis, pero el lunes fui a mi fisioterapeuta habitual y le pareció una contractura. Estuvo visitándome 15 días sin ninguna mejoría al revés cada vez iba a peor. Apenas podía moverme y ni tan siquiera dormir, estaba a base de antiinflamatorios ya que por mi condición de autónomo tenia que seguir trabajando, al final me indicó que había algo mas ya que la mejoría era cero.

 

Cambié de fisioterapeuta y fuí a uno del CAI Baloncesto y me aplico sus técnicas durante otros 15 días y nada cada vez peor, tuve que ir a urgencias a ver si conseguía que me hicieran una resonancia sin ningún éxito, mas antiinflamatorios y nada de nada.

 

Cambié a un traumatólogo con infiltraciones de ozono y exactamente igual, entonces le comenté lo de la resonancia y de pago me la hice. Resultado 3 hernias discales en la 3, 4 y 5 vértebra y una fisura de un cm. en la 7 dorsal,  por fin sabía a que era debido ese intenso dolor que sufría desde hacía más de un mes y cada vez iba a peor. El traumatólogo me dijo que había que operar con  el agravante de que debido al sitio donde estaban las hernias en la Srg. Social casi seguro no querrían operarme ya que el riesgo de la operación era la posibilidad de quedar tetrapléjico del cuello para abajo lo que por cierto no era muy agradable que digamos a pesar de que para poder seguir trabajando tenía que aplicarme Radio Salil cada 2 horas para mitigar el dolor. 

 

En estas una vecina de Remolinos me ve y me pregunta que que me ocurre que hago tan mala cara, le explico lo que me ocurría y el tiempo que llevaba y me dijo lo siguiente.


Porque no vas a lo de las abejas a Tauste, mi yerno estaba igual que tu y le fue muy bien .

 

Automáticamente le pido el tlf, y nada más llegar a casa llamo y le explico lo que me ocurría. Me dió cita para el día siguiente, miércoles en Tarazona. Acudo con toda la documentación de que disponía ,radiografías  etc. las visualiza y me dice que si hago lo que  dice y no tengo alergia a las abejas, puede mejorar mi estado.

 

Mi respuesta fue,  lo que haga falta.

 

Me mandó unas hierbas depurativas, polen de abeja, própolis y miel y el viernes me dijo que volviese a la consulta de Tauste. Dicho y hecho, el viernes por supuesto me fuí allí con mis dolores. Después de una pequeña prueba por si tenïa alergia, cosa que gracias a Dios no tenía ya que mi organismo por suerte había aguantado todo lo inimaginable, me picaron 6 abejas en la primera sesión, con alguna molestia pero nada comparable con el dolor que las hernias y la fisura me producían. Cual no sería mi sorpresa que al día siguiente ya noté cierto alivio. Volví a los siete días y  me puso 12 abejas, seguía sin ninguna reacción y el dolor ya había bajado bastante. Podía mover el brazo y el cuello. Volví otra vez a los siete días y fueron 16 las que resistí y seguía sin tener molestias por las picadas . El dolor había remitido casi totalmente. A todo esto estábamos a final de noviembre y me dijo Elena, que me daba cita para últimos de diciembre y en caso de que me doliese la llamara.

 

Hasta mediados de Enero y como vulgarmente se dice, mano de santa. A finales de Diciembre cancele la visita y la postergue para Enero.

Se pueden suponer la alegría que sentía y la fe en dicho tratamiento, pasar de una operación de alto riesgo a, en un mes, estar casi sin molestias. Eso provocó en mí una fe ciega en los productos derivados de la abeja en cualquiera de sus vertientes , porque además estaba tomando pastillas para la tensión y las deje.El veneno aparte de revitalizar mis defensas estaba consiguiendo regular mi organismo. 

 

A partir de ese momento fui espaciando las visitas hasta llegar en la actualidad a 3 visitas al año como recordatorio y por supuesto no porque sienta molestias sino porque son tantos los Beneficios que merece la pena seguir. 

 


Me encuentro fenomenal, salgo a correr 4 días a la semana, participo en carreras populares mucho mejor que antes y por supuesto de las hernias y la fisura, ni me acuerdo de que las tuve y todo gracias a la persona que me dijo que existía dicho tratamiento, a la ...


 
 ...Apiterapia y a la gran suerte que tuve de ponerme en manos de la
mejor APITERAPEUTA QUE TENEMOS LA SUERTE DE TENER EN TAUSTE ZARAGOZA   
 
 
                                                                                                                     GRACIAS POR TODO ELENA